March, 2011 Archives

AL INICIO ERA ASI…

Nací en una familia de 6 donde 3 eran mis hermanos varones “comploteandose” para jugar entre ellos, y 2 eran mis padres demasiado mayores y ocupados para jugar conmigo.

Dibujo de David.

Uno de los primeros dibujos de David, le he puesto su copyright para que luego no se queje.

Mi hermano mayor, al tener diferencia de edad con sus otros dos hermanos mas chicos se separaba en sus intereses y pasaba mucho tiempo encimismado dibujando. Realmente dibujaba muy bien, yo no podia mas que mirarle con admiración y pronto empecé a imitarle, supongo, para entretenerme y compartir un gusto con él. Aún asi era evidente que su talento era por mucho superior al mio (tenia un año mas que yo!!!!!), y eso llamaba la atención de mis padres, quienes siempre se esmeraban en darle todos los utiles para que desarrollara su hobbie. Asi, en navidades mi hermano recibía una preciosa caja de colores u estilografos y yo recibia un “pequeño pony”… como sea.. me encantan los ponys… no me quejo… pero siempre iba por la casa recolectando pequeños tesoros en forma de colores, que quizas, mi hermano dejaba por ahi olvidados o que quizas mi madre arrinconaba (ella solia pintar en acuarela y oleo).

La vieja caja de colores.

Asi llené todo un estuche y conocía exactamente como funcionaba cada color, aún cuando ambos eran lápices del mismo color yo podía diferenciar la suavidad de uno con otro, cual se mezclaba mejor con cual y cual era mejor no moverle mucho. Pasteles, oleos, acuarelas, marcadores, estilografos, todo lo que cayera era bueno.

Un F6-093!!! y con calcomanias doradas, eso era lujo, no podía pedir mas! (ya tenía mi firma)

No recuerdo exactamente que edad teniamos, quizas yo 10 y el 11, no sé, pero ambos llenabamos libretas con nuestras historietas  (debo especificar que tambien batallaba para hacerme de libretas, a veces les quitaba el espiral a las libretas y sacaba las hojas que me habian sobrado de fin de curso, eran tambien un tesoro), y asi los veranos los pasaba mayormente tumbada en la cama dibujando y coloreando (por eso ahora mi espalda me lo está cobrando), mismas historias que luego leían mis hermanos y algunas amigas en la escuela. Llené quizas emmmm… 20 libretas???? perdí la cuenta y para mi desgracia muchas de esas reliquias se perdieron en mi traslado a España.

Algunas libretas y dibujos de epoca pasada.

El dibujo al principio era realmente malo, pero no me importaba, creo que me impulsaba ver la facilidad con que mi hermano dibujaba y pensaba que algún dia podría hacerlo igual (“sólo es una año mayor!!!!”).
Luego, siguiendo la misma técnica “imitativa” empecé a acompañarlo a las convenciones de comics. “Acompañar” es mucho decir, creo que mas bien me le pegaba. De ahi saltamos pronto a una escuela de dibujo y empecé a entender las “claves” gracias a Oscar Carreño, maestro y amigo que aún conservo.  Me adentré un poco (lo que ahora es un “poco” pero antes era un “mucho” para mi) en el mundo de los comics.
Ya para prepa mi hermano se separo un poco, no sé qué andaba pensando, era realmente bueno. Aún asi yo seguía obsesionada con el tema. Él finalmente estudió una ingenieria (y desarrollo su creatvidad e inteligencia a su modo en su carrera) y yo insistí y batalle y me puse terca con que queria estudiar diseño y logre conseguir una beca, mis padres querían que fuera dentista (esa “caja de colores” no iba a ser para mi si no me la buscaba yo).

Del pequeño museo de mi madre: un bodegón que no me convence.

Casa

Del pequeño museo de mi madre: una casa, acuarelas.

Del pequeño museo de mi madre: Niña de otoño.

Del pequeño museo de mi madre: Pablo aprendió a volar, y enseñó a los otros

Del pequeño museo de mi madre: Tejedora

Dado que siempre fui reservada e introvertida, el saber dibujar me salvó del bullying en los estudios porque “es la que dibuja fregón” e hizo que me comunicara a mi manera. Aún ahora hay viejos compañeros/as que me contactan y me dicen “mira! aún tengo un dibujo tuyo!!!”. Creo que la importancia de detectar a edad temprana en los niños un talento, ya sea baile, dibujo, idiomas, lo que sea, y ponerles retos para estimularlos es importante para su autoestima y desarrollo tanto como aprender matematicas o geografía.
El resto ya puede ser mas o menos historia, creo que apartir de cierta edad los ilustradores seguimos una misma linea de aprendizaje, pasamos por distintos estilos, experimentos, estudios… etc… asi que no voy a adentrarme mucho en eso. Sólo queria compartir un poco de mis inicios.

PD: Hablando en serio y ya para terminar, aunque usted no lo crea, sigo pensando que mi hermano mayor dibuja mejor que yo… pero es un año mayor!!!! aún puedo! :-D

Al inicio era asi…

PRIMAVERA


Parece que el invierno por instantes fue lo suficientemente frio para hacer que el durazno de mi casa florezca por fin y asi, quizas, este año sí tendremos frutos.

Primavera

TRABAJANDO

Boceto para libro

Me encuentro sumergida en un precioso libro en el cual estoy trabajando, por eso no he tenido mucho tiempo de actualizar (cuando si?) . Aún asi no quiero perder la oportunidad de compartirles la siguiente convocatoria que organiza la Universidad de Palermo.

Saludos y animo!!!

Trabajando

El Hombre del Saco

El año pasado me invitaron a participar en una exposición colectiva llamada “Monstruos mitológicos mexicanos” (Monterrey) y por sorteo me tocó ilustrar al “hombre del saco”.
Las siguientes imagenes son a grandes razgos parte del proceso creativo.

Si te interesa conocer mas a fondo los pasos entonces puedes echarle un ojo al post que hice en su momento en este otro blog.
Saludos!

El Hombre del Saco